Nada que valga la pena es fácil. Las relaciones (de todo tipo) requieren trabajo. Los clientes requieran trabajo. Formar a un equipo requiere mucho trabajo. Lo fácil con frecuencia no merece la pena y casi nunca conlleva una ventaja competitiva” son palabras de Rand Fishkin, CEO y fundador de Moz extraído de uno de sus artículos donde expone una serie de 24 pensamientos que ahora conoce y que le hubiera gustado saber en sus inicios.

Muy interesante y os invito a que los leáis, en especial este punto (el número 20) que me ha hecho reflexionar hasta el punto de valorarlo en este post que espero sea constructivo o por lo menos crítico, y es que la valentía inicial que un emprendedor tiene en acometer su empresa, viene a menudo marcada por su experiencia tanto laboral como formativa. No es que hagamos las cosas mal, las hacemos bien aunque quizás de forma no muy correcta, nos zambullimos en terrenos que desconocemos y que vamos descubriendo llanamente a base de cabezazos.

Por mi experiencia personal y de forma general, los técnicos no estamos cualificados inicialmente para emprender un negocio, nuestro valor es la realización de tareas tecnológicas y no empresariales, y a lo largo de los años que llevo de formador de emprendedores tecnológicos, es el talón de Aquiles de los estudiantes técnicos, por ello a la hora de formar un equipo, es arduo y complicado formar la simbiosis perfecta entre tecnólogos y empresarios.

Un punto de idoneidad es trabajar una serie de años realizando nuestra labor tecnológica y a partir de ello formarnos para nuestra futura labor empresarial –supongo que en el mundo empresarial sea similar, y partiendo de esa base he examinado posibles soluciones para trabajadores y emprendedores tecnológicos y empresariales, la FORMACIÓN.

Todos los emprendedores como refleja el título de este artículo, somos personas valientes con experiencia adquirida, pero nos olvidamos de seguir formándonos en el nuevo área de emprendimiento que experimentamos, la formación en máster MBA, que en mi labor de investigación he valorado destacando varias instituciones de prestigio y calidad como es el caso de la Universidad de Alcalá, también conocida como Complutense de Madrid, a través de su Centro Europeo de Postgrado y Empresa. Este Centro destaca por su amplia variedad y oferta de estudios de postgrado tan demandados por las grandes corporaciones empresariales para captar a sus directivos y que en nuestra labor de emprendimiento tecnológico, tanta falta nos hace adquirir estos conocimientos empresariales.

Y anexar que con un gran valor de interés para los que trabajamos, es la posibilidad que ofrece de realizar esta formación en máster MBA online, cierto que nada es fácil pero si nos facilitan las cosas los profesionales de este Centro, seguro que lograremos adquirir los conocimientos que pasado los años nos hubiera gustado haber conocido en nuestros principios.

Pensar y opinar sobre vuestra situación y valorar si sois merecedores de ampliar vuestro conocimiento ahora que estáis emprendiendo o vais hacerlo, hay mucho que ganar. E improvisando una de las máximas de uno de nuestros más queridos personajes técnicos, Einstein, valora que si la formación te parece cara… ¿qué precio le pondrías a tu ignorancia?